6 alimentos nocivos para la salud bucodental

Dicen que somos los que comemos. Y, en gran medida, es cierto. Todo lo que ingerimos influye en el desarrollo de nuestra salud general, y también en la salud de nuestros dientes y encías. De hecho, cuando hay una falta de alimentación prolongada las primeras señales de alerta suelen aparecer en los dientes.

Existe un conjunto de alimentos que son asumidos por todos como perjudiciales para la salud; y también para la boca. Se trata de aquellos que contienen azúcares refinados de manera claramente visible, como los dulces industriales, por su gran capacidad para producir caries y otras enfermedades. No obstante, el 80% de los azúcares que tomamos cada día permanecen “invisibles”, y pueden ser igual de dañinos para el organismo, como indica el experto de RTVE Manuel Torreiglesias (ver el momento exacto aquí). También existe cierto consenso respecto a lo negativo de abusar de las grasas saturadas.

Además de los azúcares refinados y de las grasas saturadas, hay otros alimentos dañinos para nuestros dientes y encías, pese a que puedan formar parte de una dieta considerada saludable para el resto del cuerpo. Es el caso de los cítricos, por su elevada acidez, y de algunos carbohidratos.

A continuación, te mostramos diversos tipos de alimentos que son perjudiciales para la salud bucodental. Ésto no quiere decir que haya que suprimirlos de nuestra dieta, pero sí será recomendable limitar el consumo de algunos de ellos y aplicar, tras su ingesta, una higiene bucal más intensa.

bolleria1

  1. Dulces, bollería industrial y alimentos a base azúcares refinados. Es el caso de los bollos, las golosinas y caramelos, los pasteles, los helados, el kétchup y los dulces en general. Son de alimentos con grandes cantidades de azúcar, y que producen caries e inflamación en nuestras encías. Podríamos vivir perfectamente sin ellos. Si se consumen, es importante cepillarse los dientes de inmediato, en especial si se trata productos blandos que forman placa bacteriana al chuparse o que se incrustan en los surcos molares.

Gaseosas-de-colores

  1. Refrescos gaseosos y bebidas de tipo energético. Son líquidos con gran cantidad de azúcar refinado, a lo que hay que sumar el ácido fosfórico que contienen, y que ataca al esmalte de los dientes haciéndolos más vulnerables. Las bebidas para deportistas, aunque puedan parecer más benignas, son igualmente nocivas para la salud bucodental si se hace un uso exagerado, por lo que es preferible no tomarlas fuera del ámbito deportivo.

French fries

  1. Carbohidratos que han sido refinados con almidón. Por ejemplo, las patatas fritas industriales, algunos panes y pastas, las galletas saladas y los cereales a base de harina blanca refinada. Los carbohidratos son la principal fuente de energía del cuerpo, pero éstos pueden descomponerse fácilmente en azúcar y alimentar a las bacterias, formando caries en los dientes.

bacon-3

  1. Grasas saturadas. El abuso de alimentos que presentan grasas saturadas aumenta el llamado “colesterol malo”, que en la boca puede afectar a través de la inflamación de las encías. Es su lugar, es recomendable tomar grasas insaturadas, como el pescado o el aceite de oliva.

citrics_processing

  1. Las frutas ácidas y los zumos a base de ellos. Hablamos de cítricos como el limón, la naranja, la lima o el pomelo. Son alimentos admitidos como sanos para el organismo y para las encías, sobre todo si se consumen en forma de fruta entera. Sin embargo, cuentan con un pH ácido que puede afectar decisivamente a los dientes: aceleran la erosión del esmalte dentario, provocando hipersensibilidad dentaria. Los zumos es mejor tomarlos con “pajita”, evitando el contacto directo con los dientes y también conviene esperar un tiempo prudencial tras su ingesta antes de cepillarse los dientes.

Three alcoholic cocktails and tequila shot

  1. El alcohol. Por todos es sabido el efecto perjudicial del alcohol en nuestro organismo, salvo el vino tinto en pequeñas cantidades. En efecto, las bebidas alcohólicas pueden favorecer la aparición del cáncer de boca y lengua, además de producir habitualmente gingivitis, lo que puede devenir en enfermedad periodontal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *