¿Carillas dentales o blanquemiento, qué tratamiento estético me conviene?

Nuestra sonrisa es la principal carta de presentación que mostramos al público. Ésta influye de manera decisiva en la impresión inicial que tienen los demás sobre nosotros, y marca el devenir de nuestras relaciones en el plano social y laboral. Contar con unos dientes blancos, sanos, y bien alineados nos hace sonreír con confianza; mientras que unos dientes manchados, dañados y mal posicionados nos restan atractivo y seguridad ante los demás.

Para lucir una sonrisa blanca y estética, las opciones que manejamos habitualmente son el tratamiento de blanqueamiento y la aplicación de carillas dentales. Al existir dos posibles soluciones para un objetivo similar, surge la duda de cuál es el tratamiento odontológico más adecuado en cada caso. El especialista, después de realizar la pertinente exploración, suele indicar la opción más conveniente; si bien es el paciente quien, en muchos casos, tiene que tomar la decisión final.

Las carillas dentales son finas láminas “artificiales” de porcelana o composite que se colocan sobre la parte exterior del diente y que, además de otorgar a éste una apariencia espectacular en cuanto al color deseado, permiten corregir otro tipo de desajustes como pequeñas fracturas o la alineación incorrecta de las piezas. En algunos casos, puede ser necesario limar o tallar los dientes implicados, si bien existen soluciones en el mercado que no precisan tallado.

El blanqueamiento dental, por su parte, consiste en un tratamiento estético que se efectúa sobre los dientes naturales aplicando un producto denominado peróxido de hidrógeno, la cual penetra en el esmalte y limpia las sucesivas capas, consiguiendo que los dientes luzcan varios tonos más claros (dependiendo del paciente).

Así pues, cuando el estado de las piezas es óptimo y no existen desalineación, desperfectos o manchas a destacar, el blanqueamiento dental puede ser la mejor solución para lograr el resultado perseguido: unos dientes más blancos.

En lo que respecta a las carillas dentales, constituyen el procedimiento más aconsejable cuando la dentición, además del color, presenta un estado deteriorado, siendo un tratamiento más laborioso, duradero y completo que el blanqueamiento (ya que no solo corrige la coloración de los dientes, sino que además optimiza su forma y su posición a efectos estéticos).

¡Consulta a tu dentista de confianza COE!