¿Cómo podemos prevenir y detectar de forma precoz el cáncer oral?

Prevención del cáncer oral en la consulta dental

Si bien el cáncer es una de las patologías que más atención captan en la actualidad, el cáncer oral continúa siendo uno de los más desconocidos. Para combatirlo, la mejor herramienta de la que dispone la ciencia es una detección temprana. Advertir a tiempo las primeras señales de cáncer oral mejora exponencialmente el pronóstico del paciente.

Te contamos todo lo que necesitas conocer sobre esta patología, por qué se produce, cuáles son los primeros síntomas y por qué el odontólogo es el experto más indicado para ayudarte.

¿Por qué se produce el cáncer oral?

Habitualmente, el cáncer oral tiene su origen en las mutaciones anormales de las células escamosas que recubren el interior de la cavidad oral, que pueden acumularse hasta componer formaciones tumorales, con posibilidades de alcanzar también otras zonas del organismo.

Al igual que sucede con otros tipos de cáncer, la investigación de por qué se produce esta mutación anómala del ADN celular continúa su curso. Si bien no se han podido extraer conclusiones definitivas al respecto, la ciencia sí ha comenzado a apuntar, no obstante, a ciertos factores que, si no son decisivos, al menos sí podrían ser muy significativos para el potencial desarrollo del cáncer oral.

Algunos hábitos, como el consumo abusivo de bebidas alcohólicas y tabaco, la comorbilidad con otras patologías que debilitan el sistema inmune (como el VIH) y la acción del Virus del Papiloma Humano (VPH), que llega a la cavidad oral por transmisión sexual, son algunas de las posibles causas que provocan la mutación de las células cancerosas.

Señales tempranas del cáncer oral

La prevención continúa siendo la manera más eficaz para evitar el avance del cáncer oral. Por ello, la recomendación médica es permanecer atentos a cualquier posible indicio de esta patología. El cáncer oral puede manifestarse en los labios, las encías, la lengua, el paladar, la base de la cavidad oral, el revestimiento interno de las mejillas y otras zonas adyacentes. Si bien la sintomatología es amplia, existe un consenso científico en considerar, una o varias de las siguientes señales, como potencialmente peligrosas:

  • Dolor bucal generalizado.
  • Dientes flojos.
  • Dolor al tragar y dificultad para procesar los alimentos.
  • Dolor de oído.
  • Crecimiento de protuberancias en el interior de la cavidad oral.
  • Llagas que no cicatrizan en la boca o en los labios.
  • Aparición de un tejido de aspecto rojizo o blanquecino en las mucosas internas.

Ante la presencia, aislada o simultánea, de cualquiera de los síntomas descritos, se recomienda la consulta con el especialista.

¿Por qué el odontólogo puede ayudarte a detectar el cáncer oral?

De todos los profesionales sanitarios, el odontólogo es el más adecuado para la detección y diagnóstico del cáncer oral. Su profundo conocimiento de la cavidad oral le permite registrar lesiones potencialmente peligrosas y vigilar su evolución, tales como úlceras, leucoplasias, líquenes atípicos o queilitis crónicas, entre otras.

Si el odontólogo lo considera necesario, podrá realizar una biopsia de la lesión tumoral con el fin de determinar la composición de la muestra del tejido y confirmar si se trata de un tumor positivo o atípico. En este caso, se procederá a una segunda biopsia y se derivará al paciente al oncólogo especialista para la administración del tratamiento oportuno.

La detección temprana continúa siendo el arma más eficaz con la que cuenta la ciencia para combatir el cáncer oral. Por fortuna, se ha evolucionado mucho en las posibilidades diagnósticas con nuevas técnicas como la luz fluorescente, la cual permite la visualización de lesiones en los tejidos sin necesidades de manipularlos. Un método de detección precoz que agiliza y facilita el diagnóstico y la prevención de este tipo de patología.

Ante cualquier sospecha de aparición de sintomatología anómala, recomendamos encarecidamente la visita al especialista. Una consulta a tiempo puede salvar vidas.