Guía para distinguir un dentista de confianza de una clínica dental de baja calidad

En los últimos tiempos estamos observando el imponente avance de los “nuevos” modelos de hacer odontología, basados en la oferta masiva y en los bajos precios, con la consiguiente escasa calidad de los tratamientos que ofrecen.  Las promociones 2X1, la oferta de un gran volumen de prestaciones gratuitas y la búsqueda de negocio a toda costa pueden resultar técnicas de mercado razonables en otros sectores, pero no todo vale cuando hablamos de salud.

La publicidad dental, entendida como la búsqueda ética de pacientes a los que prestar determinados servicios odontológicos e incrementar el negocio, ha de considerarse como válida, más si cabe teniendo en cuenta la enorme competencia que vive el sector. El problema deriva de aquellas publicidades de tipo engañoso que ocultan tratamientos que no se corresponden en precio y forma con los publicitados, ni alcanzan los estándares de calidad mínimamente exigibles, tanto en materiales como en mano de obra.

Sin lugar a dudas, estas técnicas promocionales aprovechan la sensibilidad al precio y el desconocimiento técnico del público general sobre algunos tratamientos médicos. También existen grandes problemas de ética en lo que respecta a la forma de gestionar el negocio y la profesionalidad de los servicios médicos ofrecidos.

Así las cosas, no es casualidad que hayamos asistido recientemente a sonados cierres y escándalos relativos a franquicias y cadenas dentales “low cost”. Ante esta situación, el Círculo de Odontólogos y Estomatólogos (COE) se suma a otras entidades en la petición de una regulación legal del desempeño de la odontología y su publicidad en España.

Para ayudar a los usuarios a reconocer una clínica dental de confianza, queremos compartir esta guía de características que toda buena consulta odontológica presenta:

  1. Un odontólogo, al frente de su negocio. Una clínica dental de confianza está regentada y dirigida por un profesional de la odontología, quien además presta sus servicios y se hace responsable de lo que en ella ocurre. En franquicias y cadenas dentales de bajo precio es habitual encontrar dueños y directores con conocimientos de gestión empresarial, pero sin ninguna formación en odontología.
  2. Vocación sanitaria. Un dentista de confianza es primero dentista, y luego empresario. Su fuente de motivación es la satisfacción de sus pacientes, algo que además le permite un desarrollo económico notable. El empresario que dirige una clínica dental de bajo coste a menudo carece de esta sensibilidad.
  3. Objetivo principal más allá del dinero. No cabe duda de que cualquier dentista aspira a hacer de su profesión un negocio exitoso, y esto es perfectamente compatible con una búsqueda permanente de la mejor solución de salud para los pacientes, aunque no siempre sea la más rentable en lo económico. En las franquicias y cadenas low cost, los trabajadores, comerciales y odontólogos tienen marcados unos objetivos de facturación mínimos que han de cumplir, por lo que a veces se sienten obligados a aplicar la solución más rentable para la empresa en el corto plazo. La culpa no es de los empleados, sino de los empresarios que marcan estas directrices.
  4. Cualificación técnica del personal. Una clínica de confianza garantiza que sus odontólogos, higienistas y auxiliares cuentan con formación suficiente para realizar con solvencia cualquier tratamiento. En una clínica low cost es habitual que recién titulados (cobrando salarios mínimos) realicen tratamientos importantes (implantes dentales, cirugías, ortodoncia…) para los que no poseen cualificación técnica ni experiencia previa. Reiteramos, esto es imputable únicamente al empresario que no forma como debe a los jóvenes dentistas y les otorga responsabilidades que no les corresponden.
  5. Calidad de los materiales. Un dentista tradicional utilizará en su consulta materiales de primer nivel, dado que son los que mejor acompañan a un tratamiento de calidad. No ocurre igual en las grandes corporaciones dentales que, si bien obtienen descuentos razonables por volumen de pedido, suelen emplear materiales de escasa calidad y bajo precio movidos por un interés exclusivamente económico.
  6. Trato al paciente y cercanía. La familiaridad en las relaciones con los pacientes es una seña de identidad de las clínicas dentales de confianza. El odontólogo y su equipo ofrecen un trato cercano y personalizado a cada paciente, dedicándole el tiempo y la atención necesarios para ayudarle con su problema bucodental. Esta relación “familiar” se pierde en una clínica de bajo precio, debido al criterio mercantil que prima y a la alta rotación de personal.
  7. Prevención. El trabajo en prevención de los pacientes no es la solución más rentable para un dentista en lo económico, al menos a corto plazo. Sin embargo, un dentista de confianza tiene la responsabilidad de ayudar a que sus pacientes no desarrollen nuevas patologías, para lo cual enseñará hábitos correctos de higiene bucodental y recomendará una revisión cada 6 meses. Por ello, la tasa de fidelización de las consultas tradicionales supera con creces a la de las franquicias y cadenas, a quienes no les interesa la prevención y suelen buscar siempre soluciones de restauración generadoras de una alta rentabilidad.
  8. Tratamiento óptimo vs sobre tratamientos. Las clínicas dentales de confianza se caracterizan por proponer el tratamiento más conservador para el problema que presente el paciente, siempre y cuando sea posible. En todo momento, éste será informado de las mejores opciones para su caso.

DentistasCOEEn una clínica low cost es habitual el llamado “sobre tratamiento”, esto es, aprovechar la ignorancia del paciente para indicarle la solución más “radical” posible (normalmente innecesaria) y más rentable en lo económico. Por poner un ejemplo, si un paciente llega a una consulta con una caries normal, el dentista de confianza optará por colocar un empaste; mientras que se han visto casos de franquicias que, ante esa situación, han optado por extraer el diente y colocar un implante. Estos tratamientos innecesarios derivan de la ineptitud y de los objetivos de facturación que los odontólogos y empleados están forzados a alcanzar. Con estos datos, estamos en condiciones de afirmar que las llamadas “clínicas low cost” son más caras (en lo económico y en salud), aunque nos intenten hacer creer lo contario.

Esperamos haber ayudado a muchas personas con esta guía para la elección de un dentista de confianza en España. Una clínica dental con el sello de Dentistas COE es garantía de las mejores prácticas. Todos los odontólogos  asociados cumplen con los más altos requisitos de calidad. Puede encontrar el especialista COE más cercano a su domicilio en nuestro buscador de clínicas dentales de confianza: http://www.dentistascoe.com.

Ahora más que nunca, ¡No venda su boca a cualquier precio, confíe solo en su dentista de confianza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *