Motivos por los que acudir a revisión con tu dentista tras las vacaciones

Septiembre es, para muchas personas, el momento de iniciar nuevos retos y propósitos. La vuelta de las vacaciones y retomar las actividades cotidianas favorece el cumplimiento de buenos hábitos de salud, así como de otras índoles.

Una revisión bucodental completa, estudiando el estado de los dientes, las encías y el total de la cavidad oral, es un buen punto de partida para cuidarse durante el curso. Se debe acudir al dentista, al menos, una vez al año y es recomendable hacerlo cada seis meses, por ejemplo, a principios de año y tras el período estival.

Los motivos por los que acudir a revisión odontológica después del verano son muchos, pero destacamos algunos en este artículo.

Prevenir posibles patologías. En una exploración rutinaria, el dentista puede detectar síntomas de patologías tanto orales como sistémicas y ayudar a frenar su avance. La detección precoz es clave para poder realizar un tratamiento efectivo. Además, los tratamientos preventivos o realizados en un estado poco avanzado de la enfermedad suelen ser más sencillos y menos costosos.

La relación entre la salud de las encías y la general. Numerosos estudios de referencia han establecido correlación entre la enfermedad periodontal, en todas sus fases, y diferentes patologías generales como la hipertensión o la diabetes. El tratamiento de la periodontitis requiere de revisiones frecuentes a la consulta dental, para evitar que la enfermedad avance y afecte a la salud general.

Cambios en la vida, cambios en la sonrisa. En cada etapa vital nuestro organismo tiene unas características diferenciadas. Además, ciertos factores como el estrés o los cambios hormonales pueden afectar al estado de tus dientes y encías.

Salud oral y desarrollo infantil. Las revisiones bucodentales no sólo son necesarias para los adultos, también los más pequeños deben adquirir el hábito de acudir periódicamente a la clínica para cuidar de su sonrisa. Los pequeños defectos en la cavidad oral en la infancia pueden evolucionar y afectar al crecimiento. Por ello, es recomendable la visita al odontopediatra en el primer año de vida, y al ortodoncista a los seis años.

Bruxismo y calidad de vida. Aunque en vacaciones es menos frecuente, el estrés de la rutina puede provocar bruxismo. Esta patología provoca dolores musculares, de cabeza y desgaste dental, entre otras complicaciones. Afecta directamente y de forma negativa a la calidad de vida de quien padece esta enfermedad. El dentista puede detectar las señales para empezar un tratamiento que mejorará la salud oral y eliminará los dolores asociados al bruxismo.

Ayuda para decir “adiós” al tabaco. Uno de los propósitos más habituales en esta época es dejar de fumar. Este hábito es muy dañino para la salud general y la de tu sonrisa. Son muchas las patologías orales provocadas por el tabaco, entre ellas el cáncer oral, y el dentista puede detectar, en una revisión, los signos que las revelan. Además, en tu clínica dental encontrarás el apoyo y los consejos necesarios para abandonar el tabaquismo.

La detección precoz salva vidas. Uno de los motivos más relevantes por los que acudir a tu dentista, al menos, una vez al año es el papel que éste desempeña en la detección precoz del cáncer oral. En ocasiones, esta enfermedad no muestra síntomas y el paciente no es consciente de su aparición. Sin embargo, el odontólogo cuenta con los conocimientos y la experiencia necesaria para detectar un cáncer oral en estados muy primitivos, así como realizar pruebas de diagnóstico ante cualquier sospecha.

Recuerda que una correcta rutina de higiene oral, los hábitos saludables y las visitas periódicas a la consulta dental favorecen una vida sana y previenen la aparición de todo tipo de patologías. Aprovecha la vuelta a la rutina y acude a revisión con tu dentista COE, tu sonrisa y tu salud lo agradecerán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *