Respiración bucal vs respiración nasal

Artículo del la Dra. de confianza COE Isabel Rodríguez Gutiérrez – Sevilla. 954211226

Decimos en medicina que “ la función hace la forma” , es decir: el mal funcionamiento de un órgano , origina que éste no se desarrolle ó que se desarrolle de forma patológica. Así, un niño que  crezca con falta de función masticatoria tendrá un pobre desarrollo de la cavidad bucal, con falta de espacio para la erupción de las piezas dentarias, paladar estrecho y ojival, mandíbulas pequeñas, etc…

De la misma manera, una función respiratoria  alterada, es el origen de una mayor propensión a padecer enfermedades de la vía aérea superior, pudiendo llegar a producir ciertas enfermedades “ a distancia”.

niña roncandoCuando respiramos por la nariz filtramos, calentamos y humidificamos el aire. La nariz es una gran defensa de las cavidades paranasales y auriculares y también para las vías aéreas inferiores.

Las enfermedades más comunes, asociadas a la respiración bucal, son:

  1. Rinitis, sinusitis, otitis, alergias, bronquitis y asma.
  2. Hipertrofia de amígdalas palatinas: el aire respirado se filtra, purifica y templa en la nariz. El respirador bucal respira un aire frio y sucio y al ser las amígdalas unos órganos linfoides que forman parte del sistema inmunitario, éstas se protegen aumentando su tamaño en un intento de defenderse de los agentes agresores. Sí además se inhala un microorganismo patógeno, se infectarán y producirán amigdalitis.
  3. Hipertrofia de las adenoides. Cuando la agresión vence la barrera de las amígdalas, son las adenoides las que aumentan su tamaño. No tiene sentido la remoción quirúrgica de las adenoides, sin la corrección de la respiración, ya que se volverán a hipertrofiar como respuesta a la agresión
  4. Inflamación y sangrado de las encías. La saliva se espesa y se hace más viscosa, lo que predispone a caries dental.
  5. Por lo general suelen ser niños hiperactivos ya que su sangre está menos oxigenada, necesitando moverse más para obtener más oxigeno. Duermen mal, se levantan cansados y con ojeras.
  6. Para compensar la falta de, flujo de aire, adelantan la cabeza produciéndose una alteración en la curvatura de la columna vertebral, que favorecerá la posterior aparición de hernias discales.
  7. Los respiradores bucales posicionan la lengua en una posición baja y mantienen los labios entreabiertos para permitir un mayor flujo de entrada de aire, produciendo lo que conocemos con el nombre de Hábito de Interposición Lingual. Al no tener sellado de labios, al tragar lo hacen interponiendo la lengua y se origina una Mordida Abierta Anterior, es decir los dientes anteriores se separan. Como la lengua no apoya en el paladar, éste no se desarrolla correctamente; será un paladar estrecho y alto (ojival), lo que va a acondicionar un crecimiento vertical de la cara, dando un aspecto de “cara larga” ó “fascie adenoidea”, característica del respirador bucal.
  8. Mayor predisposición al bruxismo ó “rechinamiento” de dientes.
  9. Se asocia al Síndrome de “boca ardiente”.
  10. Al ser la respiración más rápida, superficial y entrecortada, con el tiempo puede evolucionar a periodos de “Apnea del Sueño”
  11. Cefaleas y migrañas.
  12. Todos los respiradores bucales realizan la función masticatoria con un solo lado de la boca, ya que si lo hicieran bilateralmente, como sería lo correcto, se atragantarían y comprometerían su respiración. La masticación unilateral produce alteraciones en la fisonomía y asimetría facial. Hay mayor actividad muscular en el lado donde se produce la masticación, por lo que cuando el niño se encuentra en fase de crecimiento se producirán alteraciones en su desarrollo, más o menos severas en función del tiempo de evolución. Así, sí es reciente, las alteraciones se darán sólo a nivel local, con asimetrías

Sí la respiración bucal no se corrige, producirá a lo largo del paso del tiempo un “Síndrome Postural Descendente”, pués la masticación unilateral producirá la elevación del hombro, de la cadera y de la pierna de ese lado.

roncandoEl apoyo corporal se efectuará sobre la pierna del lado opuesto  de la masticación produciendo un acortamiento de esa pierna y una sobrecarga de las articulaciones, la coxofemoral, rodilla y tobillo. Muchas lesiones de deportistas, se asocian al “Síndrome de Respiración Oral”.

Por la misma causa se produce una hipertrofia de el músculo trapecio del lado de la masticación, que al ser éste un músculo muy potente  empuja la columna vertebral haca ese lado, acabando por producir escoliosis.

El 80% de los niños, son respiradores bucales. El 100% de los niños nacidos mediante cesárea y que no han recibido lactancia materna, son respiradores bucales

La aparición de estas patologías es progresiva. La cantidad y severidad de los síntomas, dependerá del tiempo de evolución.

Teniendo en cuenta que el 80% de la población respira por la boca, consideramos muy importante la detección precoz por parte del dentista, para que el niño cuanto antes recupere el hábito fisiológico de la Respiración Nasal, y no centrarnos únicamente en el tratamiento de los síntomas, como se viene haciendo usualmente.

Sí ustedes observan que su hijo respira por la boca ó tienen sospecha de que presenta alguno de los síntomas que hemos relacionado, no dude en consultarnos en información@arenaldental  o personalmente, donde con gusto le atenderemos.

Dentista de Confianza COE

 Dra. Isabel Rodríguez Gutiérrez, 

CLÍNICA ARENAL

C\Reyes Católicos, Nº 18 – 5º Dcha
(Frente al Puente de Triana), 41001 Sevilla.

Tel: 954 211 226

CLÍNICA LOS BERMEJALES

Avda. Reino Unido, esq. c\Colonia.

41012 Sevilla.

Tel: 954 234 841

www.arenaldental.com

Pedir Cita con la Dra. Isabel Rodríguez