Septiembre y la Vuelta al Cole, momento clave para la salud bucodental

El descuido de la higiene bucodental es, por desgracia, bastante habitual en época estival. Pequeños y adultos aumentan el consumo de bebidas azucaradas, helados y alimentos poco saludables. Por ello, después de verano, estos malos hábitos repercuten en la salud oral manifestándose con infecciones, enfermedad periodontal y caries.

Estas patologías son las principales motivaciones para la visita al dentista en septiembre. Sin embargo, no son las únicas. Te contamos por qué la Vuelta al Cole es un buen momento para acudir a revisión odontológica.

 

  • Revisión anual. Los expertos recomiendan, al menos, una visita al año a la consulta dental. Su principal objetivo es comprobar el estado de dientes y encías, así como la detección temprana de patologías y su tratamiento eficaz. Para muchos, la vuelta a la rutina es también momento de buenos propósitos y qué mejor objetivo que cuidar de tu sonrisa y tu salud.

 

  • Inicio de una ortodoncia infantil. El cambio de las rutinas y las actividades al aire libre como campamentos o excursiones pueden suponer complicaciones para los niños que hayan iniciado su tratamiento de ortodoncia. Por ello, muchos padres prefieren acudir a revisión con el ortodoncista a principios del curso escolar. Así, con la reanudación de la rutina se pueden incluir con mayor facilidad los hábitos de higiene y alimentación beneficiosos para el tratamiento ortodóncico.

 

  • Mejorar la calidad de vida. Cuando falta una o más piezas dentales, acciones habituales como comer o hablar pueden suponer un problema. En septiembre son muchos los que se animan a recuperar su sonrisa y volver a sonreír con normalidad y naturalidad. Además, el calor y los malos hábitos veraniegos pueden afectar al éxito de los tratamientos de Implantología, por lo que este mes se convierte en una buena opción para muchos.

 

Estos son algunos motivos por los que consideramos importante hacer una visita rutinaria tras volver de vacaciones, porque es posible que los peques (y los no tan peques) tengan alguno de estos problemas y, cuanto antes se detecte el problema y haya un diagnóstico precoz, más fácil será la solución.

Otra recomendación es cambiar el cepillo de dientes a la vuelta de las vacaciones. La duración de un cepillo dental en buen estado es, aproximadamente, de 3 meses. Además, si hemos viajado lo más idóneo es renovarlo para evitar la acumulación de bacterias que se pueden formar por la humedad de la bolsa de aseo y otros factores.

La prevención es clave para una buena salud bucodental. En la consulta dental, tu dentista de confianza te explicará como realizar una correcta rutina de higiene oral según tus necesidades y te aconsejará sobre hábitos saludables que ayudarán a lucir una sonrisa sana y bonita.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *