Una dieta sana y adecuada para tu sonrisa

En este mes de octubre, se celebra el Día Mundial de la Alimentación. Con motivo de esta celebración, desde El Círculo de Odontólogos y Estomatólogos nos gustaría hacer hincapié en la importancia que tiene cada producto de nuestra dieta sobre el estado de nuestra salud bucodental.

Los alimentos que consumimos diariamente condicionan nuestra sonrisa, ya que pueden tanto favorecer la aparición de diversas enfermedades orales como ayudar a proteger nuestros dientes y encías de diversas patologías. En este sentido, aunque las necesidades nutricionales dependen de cada organismo (según la edad, el género, etc.), es importante ser conscientes de las necesidades y productos consumidos para equilibrar la respuesta del organismo, en general, y de la salud oral en particular.

 

¿Qué productos ayudan a mantener una sonrisa sana y bonita? Una dieta adecuada para tu boca debería incluir los siguientes alimentos:

➡ Lácteos: su escasa acidez evita que las bacterias proliferen, reduciendo así la posibilidad de caries. Además, su alto contenido en calcio favorece y refuerza la dentición. Así ocurre, por ejemplo, con productos como la leche, el queso o el yogur sin azúcar.

➡ Verduras frescas: este tipo de alimento es muy beneficioso para tu sonrisa, debido a su alto contenido en fibra y antioxidantes que refuerzan la estructura dental.

➡ Pescados: es un producto rico en fósforo y proteínas. Ambos componentes son ideales para cuidar tu sonrisa.

➡ Hierbas naturales: se pueden utilizar en cualquier sopa, guiso o ensalada como ingrediente principal. El tomillo, el perejil o la albahaca, entre otros, contienen mucha vitamina C. La presencia de esta vitamina ayuda al crecimiento y reparación de los tejidos, favoreciendo la cicatrización.

➡ Frutas y vegetales crudos: este tipo de producto se debe masticar bastante, de tal manera que resulta beneficioso al interrumpir el desarrollo de la placa bacteriana y limpiar, a su vez, dientes y encías.

 

En este sentido, es necesario indicar que, aunque una correcta dieta alimenticia es fundamental para tu sonrisa, no es suficiente para mantener tus piezas dentales totalmente sanas. El estado de tus dientes y encías depende también de tu rutina de higiene bucodental diaria, que debe ser completa y metódica, y de tus visitas periódicas a tu dentista de confianza, al menos, dos veces al año.